Fecha 13: Gimnasia J 1-4 River

El Millonario se impuso por 4-1 sobre Gimnasia en el Norte y le sacó un punto de ventaja a Instituto, que jugará mañana. Cavenaghi abrió el marcador de penal en el primer tiempo, tras una falta inexistente, y en el complemento selló el resultado con tres tantos coquetos. El descuento fue de Minici (ST 42m). Los cinco cambios que aplicó Almeyda generaron una reacción positiva.

Dicen que algunos golpes duelen, pero son necesarios para fortalecer. Esa fue la sensación que experimentó River, que dejó atrás la primera derrota con Aldosivi y se impuso por 4-1 sobre Gimnasia y Esgrima de Jujuy en el Norte. Luego de una semana agitada, el elenco de Almeyda se apoyó en una noche efectiva de Cavenaghi y consiguió un triunfo con autoridad que le permitió retornar a lo más alto del Torneo Nacional (Instituto suma un punto menos y mañana visitará a Guillermo Brown).

Con cinco variantes nominales y un cambio de esquema, el Millonario lució renovado en el arranque del partido. Debió asumir la iniciativa ante la postura defensiva del Lobo, que apostó de lleno al contragolpe y esperó en su campo. La cocina de fútbol de River tuvo un sabor agradable gracias a las combinaciones por la derecha entre el retornado Abecasis y el uruguayo Sánchez. A su vez, Cirigliano aportó orden en el mediocampo y el Chori Domínguez retrocedió para oficiar como enlace.

En 15 minutos, River ejerció una nítida superioridad y visitó varias veces al arquero Crivelli. A la postura agresiva se le sumó la decisión de buscar con asiduidad el arco. El Chori le dio desde fuera del área en un par ocasiones, mientras que Abecasis también exigió con un bombazo cruzado. A nivel defensivo, sólo el esfuerzo del solitario Pirchio le dio algún leve dolor de cabeza a Maidana y al debutante Ramiro Funes Mori. Pero se extrañó el desequilibrio de Luna y el despliegue de Sagarzazú, dos claves locales.

El conjunto de Núñez merecía una ventaja en el marcador por su mejor trabajo futbolístico, pero la halló gracias a un grosero error del árbitro Pablo Lunati. A los 23, el Chori robó una pelota cerca del área a partir de una intensa presión y se fue mano a mano contra Crivelli, quien lo anticipó para soplarle la pelota con la mano. No hubo falta pese a la posterior caída del delantero, aunque el juez vio lo contrario y dio penal. Cavenaghi no falló desde los 12 pasos y los jujeños estallaron de bronca.

La hegemonía del Millonario se mantuvo luego del tanto, porque Gimnasia jamás pudo reaccionar ni salir del asedio riverplatense. A Chichizola no se lo vio seguro, pero el equipo de Ragusa no le sacó el jugo a ese déficit. River disimuló sus grietas defensivas con mayor concentración y marcó diferencia a partir de los pincelazos de sus intérpretes creativos. Al gran trabajo de Abecasis y Cirigliano, se sumaron el toque de primera e inteligente de Ríos y los chispazos frenéticos de Ocampos por izquierda.

Lejos de relajarse, River optó por apretar desde el inicio del complemento para no pasar sustos posteriores. A los 3, Abecasis metió miedo con un remate desviado, luego de una buena jugada individual. Y a los 5 llegó el segundo golpe: Cavenaghi se burló de la débil marca y sacó un tiro con la cara interna que se colocó con precisión en el segundo palo. La voracidad no se detuvo y Crivelli debió trabajar demasiado. Díaz lo tuvo de cabeza, el Torito probó de mediavuelta y Domínguez exigió con un tiro libre.

La pobreza de Gimnasia quedó al desnudo cuando debió ir al frente a buscar un irrisorio descuento. La solidez defensiva del Millonario abortó los tibios avances y el contragolpe fue implacable. A los 23, Cavenaghi y Sánchez hicieron destrozos en una réplica y llegó el tercer gol de la noche. Primero, el delantero estrelló una pelota en el palo tras un pase del charrúa. En el rebote, el volante recuperó y le dio otra asistencia al goleador, que venció a Crivelli de taco y celebró por novena vez en la temporada.

El descuento de Minici a tres del final, gracias a un error de cálculo de Chichizola puso el 3-1 en el resultado. Sin embargo, Cavenaghi quiso quedarse con el último flash y marcó el cuarto de su equipo a los 45. El ingresado Affranchino dibujó una diagonal feroz y encontró al atacante en la puerta del área. No hubo piedad para Crivelli: el bonaerense le puso el moño a un partido que guardará en su memoria.

En Jujuy, River debía demostrarse a sí mismo que su seguridad seguía intacta pese al golpe contra Aldosivi. Hubo cirugía para regenerar un circuito de juego que volvió a brillar. Frente a un rival golpeado (llegó a cuatro caídas al hilo), los de Núñez recuperaron la sonrisa y dieron una demostración del potencial ofensivo que poseen. A su vez, aquel error de Lunati ayudó en la faena. Más allá de que mañana la cima puede volver a manos de la Gloria, el examen de actitud y fútbol se aprobó con 8. En el horizonte aparece el duelo del sábado ante Atlético Tucumán, en el retorno al Monumental.

Anuncios

Una respuesta a “Fecha 13: Gimnasia J 1-4 River

  1. Pingback: Fecha 13: Gimnasia J 1-4 River - tuRiver·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s