Copa Argentina: River 2-1 Quilmes

El Millonario se impuso por 2-1 en San Juan y avanzó a los cuartos de final de la Copa Argentina. Trezeguet (PT 26m) y Villalva (ST 31m) anotaron para el equipo de Almeyda, y descontó Cauteruccio (ST 41m).

River se impuso a Quilmes por 2-1 en San Juan y se metió en los cuartos de final de la Copa Argentina. El Millonario se impuso con justicia y en la próxima ronda se medirá contra el ganador del duelo que la próxima semana sostendrán San Lorenzo y Barracas Central.

En el comienzo del partido fue el Cervecero el que impuso condiciones, sin demasiada profundidad pero con marcada supremacía de sus mediocampistas y sin sofocones. Siempre daba la sensación de estar mejor parado que su rival, como conocedor de su libreto de contención y juego por las bandas. En cambio, el equipo de Almeyda lucía perdido y fiel muestra de ellos eran las constantes maldiciones al aire del Pelado desde el banco de relevos.

Sin embargo, los dos contaron con chances netas: Diz tuvo dos claras y en ninguna pudo contra Chichizola, mientras que Trezeguet –en posición adelantada obviada por el línea- tocó al gol un centro de Rogelio Funes Mori. La diferencia radicó, fundamentalmente, en la jerarquía individual entre uno y otros, Trezeguet –al margen de las facilidades para lograr su gol- lejos está de parecerse a Diz.

En el complemento, gracias al buen trabajo del Maestrico González, que en River juega cada tanto pero siempre bien, el Millonario se plantó en el terreno rival y contó con chances para sentenciar antes de tiempo la eliminatoria. Pero no estaba fino en la definición y se estiraba la vida del equipo de De Felippe.

Las fichas de Quilmes, ante sus limitaciones para avanzar con la pelota al piso, estaban todas jugadas a la pelota parada. Mediante esa vía el Cervecero casi lo empata pero Martínez no la pudo empujar abajo del arco.

A falta de un cuarto de hora, el Keko Villalva, que había entrado un rato antes, se escapó por la izquierda y cuando quedó cara a cara con el arquero sacó un hermoso remate que se metió abajo contra el palo derecho, para decretar el 2-0. Sobre el cierre, el descuento de Cauteruccio, cuando restaban cuatro minutos, le dio algo de incertidumbre al final, pero River no pasó del susto, ya había hecho méritos suficientes para recuperar la sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s