Fecha 18: River 1-0 Lanus

DYN804.JPG
Con Ramón Díaz en el palco, el Millonario derrotó por 1-0 al Granate. Mora, a los 31 minutos del segundo tiempo, decretó el triunfo. La visita, que necesitaba ganar para seguir en la lucha por el título, terminó con diez hombres por la expulsión de Pizarro.

En el Monumental la fiesta fue toda de River. El Millonario recibió con los brazos abiertos a Ramón Díaz, quien observó el partido desde el palco, y le regaló al flamante entrenador una victoria por 1-0 para tomar aire en los promedios. Del otro lado, todo fue tristeza. Lanús, de gran campaña, no pudo conseguir los tres puntos y se quedó con la ilusión atragantada.

¿Por qué el Granate se quedó sin nada en Núñez? Tuvo mucho tiempo la pelota y toqueteó con el estilo que lo caracterizó durante todo el campeonato, pero en esta ocasión careció de desequilibrio en los metros decisivos, generó realmente poco el ataque y sintió el peso del partido. Nunca se mostró rebelde y, con la necesidad a cuestas, perdió la tranquilidad.

En la primera parte, el equipo de Guillermo Barros Schelotto sólo inquietó o apenas se aproximó con remates de larga distancia. El Millonario le propuso una tarea difícil, ya que se replegó y esperó para salir de con la velocidad de Funes Mori y Mora. Sin embargo, el local también logró llegar sólo con tiros de larga distancia. La etapa inicial fue pobre.

El complemento fue diferente. Se abrieron los espacios y Lanús comenzó a empujar un poco más, ya con la noticia del primer tanto de Vélez, pero River no se quedó atrás y aprovechó esa desesperación para encontrar espacios y debilidades en su rival. A los 12, Marchesín tapó un disparo de Funes Mori, y luego, en la contra, Barovero atajó un puntazo de Valeri.

Fue lo mejor del elenco visitante, que a partir de los 25 se cansó de chocar y no logró jamás ganar en tres cuartos de cancha. Pereyra encaró poco y nada, Romero no pesó y Regueiro estuvo desconocido. Valeri intentó, pero apenas preocupó. Y River, con orden y sin apuro, llegó al 1-0 con un cabezazo de Mora, tras centro de Ponzio.

Sobre el final, entre desesperación y bronca, Pizarro vio la roja directa por una fuerte patada en la mitad del campo. Se terminó el sueño de Lanús, que igualmente hizo mucho durante todo el campeonato, luego de un arranque inestable. Comienza el sueño de River, con Ramón Díaz en el banco. Desde el palco, ya lo vio ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s