Torneo de Verano ’13: Boca 0-2 River

El uruguayo marcó un doblete para que el Millonario derrotara a Boca en Mar del Plata, en su primer cruce del verano. Con un segundo tiempo impecable de sus dirigidos, Ramón Díaz le ganó la pulseada a Bianchi.

Con un triunfo inapelable por 2-0 frente a Boca, River hizo estallar el verano en Mar del Plata. En el primer clásico de esta pretemporada, el conjunto millonario construyó una solidez creciente y terminó jugando un segundo tiempo pretórico en el que anuló por completo la resistencia xeneize y decantó los goles que conquistó Rodrigo Mora, el héroe de la noche. De paso, Ramón Díaz le ganó la primera pulseada a Carlos Bianchi.

El primer período se inició con Boca como dominador y River apostando por la espera. Con Pablo Ledesma, Walter Erviti y pinceladas de Leandro Paredes, se adueñó de los pasajes iniciales, aunque careciendo de claridad en la zona de definición.

Recién promediando la etapa fabricó la más clara, cuando Paredes habilitó al hueco a Santiago Silva para que Marcelo Barovero se luciera frente al uruguayo y los defensores evitaran que Erviti capitalizara el rebote.

Pero después, los de Núñez crecieron con Leonardo Ponzio y Leonel Vangioni, y sus atacantes entraron en juego más seguido. Mora tuvo una chance pero se la sacaron del buche, y Rogelio Funes Mori metió un sablazo alto. Todo, antes que a los 40 Pablo Lunati debiera frenar la acción durante unos minutos debido a cánticos racistas de parte de la hinchada de River.

El complemento profundizó el protagonismo de River de la mano del decaimiento de la presión de Boca. Mauro Díaz se convirtió en una carta de peligro y el Xeneize no encontraba respuestas. Hasta que a los 23, Vangioni mandó un centro desde la izquierda que Mora cabeceó a su antojo a la derecha de Agustín Orión para abrir el marcador.

Enseguida, los de La Ribera se salvaron cuando Mora pegó un tiro cruzado en el palo y tras el rebote Funes Mori también se topó con el poste. Y a los 37, como parecía anunciado, el ingresado Ariel Rojas ganó el balón por la izquierda, lo cruzó y Mora, mano a mano con Orión, lo batió con un remate alto.

La fiesta se desató aún más del lado de River, que se permite así ilusionarse con las filas que está armando Ramón. Podrán decir que en el verano no se juegan los puntos que importan, pero vaya que estos capítulos saben impactar en la confianza de los equipos. Como si Boca no fuera a preocuparse por la pálida imagen que dejó esta noche.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s